Vivimos en tiempos jurídicamente convulsos e inestables, en los que debido a la vorágine de nuestro día a día, la legislación y en muchas ocasiones la jurisprudencia, por su capacidad efectiva más rápida, tienen que dar continuamente respuesta y solución a los diferentes conflictos que la sociedad con su devenir normal va planteando, muchos de los cuales provienen del sector bancario.

En este contexto se enmarca la nueva Sentencia del Tribunal Supremo de 11 de marzo de 2020. En ella, dando respuesta a un clamor popular iniciado años atrás, abre la puerta por primera vez a que los empresarios o profesionales puedan reclamar con éxito el exceso abonado a causa de las cláusulas suelo contenidas en sus préstamos hipotecarios.

Desde Vallejo & Romero Asociados, como expertos en derecho bancario, somos conocedores de las claves y del procedimiento a seguir:

  • El primer paso, será realizar, sin compromiso alguno para el cliente, un estudio completo y pormenorizado de la escritura de préstamo hipotecario y sus cláusulas, con objeto de determinar si existen cláusulas al margen de la legalidad, y con ello si el asunto tiene posibilidades de éxito.
  • En segundo lugar, en caso de considerarlo viable, realizaremos una reclamación extrajudicial a la entidad bancaria, exigiéndole que en el plazo de 10 días proceda a la eliminación de la cláusula suelo, y la devolución al prestatario de las cantidades pagadas debido a su aplicación, junto con los intereses correspondientes.
  • En tercer lugar, en caso de no obtener respuesta de la entidad, o de que esta no sea favorable, interpondremos la correspondiente demanda judicial ante el juzgado de primera instancia competente.

La cláusula suelo, como condición general de la contratación que es, es objeto de un control de incorporación, que hasta ahora en el ámbito de los consumidores se ha considerado superado por la jurisprudencia, y en segundo lugar, de un control de transparencia, que en este caso no supera los estándares exigidos, permitiendo la declaración de abusividad de la cláusula por los tribunales, con la consiguiente devolución de lo pagado como consecuencia de su aplicación.

Conforme a reiterada y uniforme jurisprudencia del Tribunal Supremo, para poder aplicar este control de transparencia es necesario que el prestatario sea un consumidor o usuario, pues este control de transparencia que en muchas ocasiones no es superado por la cláusula suelo y que justifica su abusividad, encuentra su fundamento en la normativa protectora de los consumidores y usuarios.

Sin embargo, el Tribunal Supremo, a través de una reciente sentencia dictada en el pasado mes de marzo, ha sentado las bases para una nueva avalancha de reclamaciones a las entidades bancarias, por cuanto ha establecido que, el control de incorporación, (que sí es aplicable a los contratos de préstamo en los que el prestatario sea un empresario o profesional), habitualmente no es superado, porque a los prestatarios no se les ha dado la información suficiente durante el proceso de contratación, de forma que no han tenido la posibilidad real de conocer la existencia de la cláusula suelo, infringiendo en tal sentido la Ley de Condiciones Generales de la Contratación.

Por tanto, desde el Despacho de Abogados Vallejo & Romero Asociados, estudiamos sin compromiso tu préstamo hipotecario, y si consideramos que es viable, te asesoramos y acompañamos durante todo el proceso para que puedas recuperar tu dinero.