En los contratos de alquiler de vivienda habitual, al contrario de los contratos de uso distinto de vivienda, sí ha existido una normativa protectora de la parte arrendataria. Por ello, consideramos necesario, un análisis de los requisitos y condiciones para optar a las medidas recogidas en el Real Decreto Ley 11/2020 de 31 de marzo.

Sin entrar en el análisis de la suspensión de procedimientos de desahucio y de los lanzamientos para hogares vulnerables, cuestión que merece un apartado aparte, por resolver cuestiones de índole procesal; el grueso de los beneficios que estipula la Ley, son tres:

  • Prórroga extraordinaria de los contratos de arrendamiento de vivienda habitual.
  • Moratoria de deuda arrendaticia.
  • Aprobación de líneas de avales para hacer frente a las rentas.

REQUISITOS PARA RESULTAR BENEFICIARIO DE ALGUNA DE LAS MEDIDAS SEÑALADAS:

Regulación. Artículo 5 Real Decreto Ley 11/2020.

  1. Encontrarse en situación de vulnerabilidad económica.

¿En qué consiste dicha situación?

Que el arrendatario se encuentre en situación de desempleo, ERTE, con reducción de jornada o en caso de ser empresario, haya visto reducir sus ingresos. Siempre y cuando el mes anterior a la solicitud del beneficio, el conjunto de la unidad familiar, no haya alcanzado el importe de sus ingresos, con carácter general el importe de tres veces el IPREM (1.613´52 €).

Este importe se verá incrementado en función de la existencia de hijos a cargo o circunstancias como cuidado de dependientes o discapacidades intelectuales del solicitante.

¿Qué se entiende por unidad familiar?

La formará la persona que adeuda la renta, su cónyuge o pareja de hecho y los hijos, con independencia de su edad que residan en la vivienda; incluyendo tutelados y/o acogidos.

  1. Que el conjunto de la renta, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35 por cien de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.
  1. No tener a su disposición ninguna vivienda en concepto de propietario o usufructuario en España. No se contemplará esta circunstancia, cuando la propiedad sea una parte de una vivienda proveniente de herencia o en virtud de sentencia de separación o divorcio, no se disponga de la misma.

Dichas condiciones, se acreditarán con la relación de documentos que viene recogida en el artículo 6 del Real Decreto Ley 11/2020.

MEDIDAS ESTABLECIDAS A FAVOR DEL ARRENDATARIO:

  • Prórroga extraordinaria de los contratos de arrendamiento de vivienda habitual.

Regulación. Artículo 2 Real Decreto Ley 11/2020.

En los contratos de alquiler de vivienda habitual que finalicen su vigencia o su prórroga desde el 1 de abril de 2020 hasta dos meses después que finalice el estado de alarma; podrá solicitar el arrendatario una prórroga del contrato de arrendamiento por un período máximo de seis meses. Dicha solicitud deberá ser aceptada por el arrendador, salvo que las partes pacten otros términos.

  • Moratoria deuda arrendaticia.

Regulación. Artículos 3, 4 y 8 Real Decreto Ley 11/2020.

Éste beneficio, cambiará dependiendo de la situación patrimonial y forma jurídica que tenga la figura del arrendador:

  • Supuesto que el arrendador sea empresa o entidad pública de vivienda o tenga a su disposición más una superficie construida de más de 1.500 metros cuadrados o más de diez inmuebles urbanos , excluyendo garajes y trasteros (gran tenedor) o el contrato de arrendamiento corresponda al Fondo Social de Vivienda:
    • El arrendatario en el plazo de un mes desde el 1 de abril de 2020, podrá solicitar el aplazamiento temporal o condonación total o parcial del pago de la renta.
    • Si el arrendador, no acepta dicha solicitud, en el plazo de 7 días laborables desde la solicitud, optará por alguna de las siguientes alternativas:
      • Reducción del 50 % de la renta arrendaticia durante el tiempo que dure el estado de alarma y los meses siguientes, con un máximo de cuatro.
      • Moratoria en el pago de la renta durante el tiempo que dure el estado de alarma y las mensualidades siguientes, con un máximo de cuatro. Dicha renta se fraccionará durante tres años, sin existir penalización al arrendatario ni cobro de intereses al mismo.
    • Supuesto que el arrendador, no sea ninguna de las entidades o personas relacionadas anteriormente, circunstancia más habitual en Córdoba y provincia:
      • El arrendatario, en el plazo de un mes a contar desde el 1 de abril de 2020, podrá solicitar el aplazamiento temporal y extraordinario del pago de la renta, siempre que no se hubiese acordado con anterioridad.
      • La persona arrendadora en el plazo de 7 días laborables, a partir de la recepción de la solicitud, comunicará las condiciones de aplazamiento o de fraccionamiento de la deuda o, las posibles alternativas que plantee.
      • Si el arrendador, no aceptara ninguna de las alternativas, el arrendatario podrá ser beneficiario de alguna de las ayudas de financiación que relacionan a continuación.
  • Aprobación de línea de avales y ayudas para hacer frente a las rentas derivadas del contrato de alquiler de vivienda.
  • Creación de una línea de avales para  hacer frente a los gastos de vivienda por parte de los hogares que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica.

Regulación. Artículo 9 Real Decreto Ley 11/2020.

Las entidades bancarias, a través del Instituto de Crédito Oficial,  ofrecerán una línea de aval, con un plazo de devolución de hasta seis años prorrogables, no devengando ningún tipo de gasto ni intereses para el solicitante.

Dichas ayudas tendrán un carácter finalista, es decir sólo podrán dedicarse al pago de la renta del arrendamiento de vivienda y podrán cubrir un importe máximo de seis mensualidades de renta.

  • Ayudas para contribuir a minimizar el impacto económico y social del COVID 19 en los alquilares de la vivienda.

Regulación. Articulo 10 Real Decreto Ley 11/2020.

Creación de programa de ayudas, que tendrá por objeto la concesión de hasta 900 €/mes o en su caso hasta el 100 % del principal e intereses del contrato de préstamo que se haya suscrito con el que se haya satisfecho el pago del alquiler de la vivienda habitual.

Dichas ayudas las tramitarán las Comunidades Autónomas, estando pendiente de su regulación y para ser beneficiarios de los mismos, el solicitante deberá encontrarse en una situación de vulnerabilidad económica y presentar problemas para atender el pago parcial o total del alquiler.

Tan pronto, como tengamos, más información sobre dichas ayudas, las trasladaremos a través del presente blog y por medio de nuestras redes sociales.

Consideramos que, como relacionábamos en anterior entrada de nuestro blog, es conveniente realizar comunicación de forma fehaciente al arrendador solicitando la aplicación de la condonación, moratoria o fraccionamiento, dependiendo del supuesto  en el que nos encontremos. De ésta manera, el arrendatario del contrato de alquiler, podrá acreditar que ha puesto los medios necesarios, para poder llegar a un acuerdo con el arrendador y será un documento a aportar para la concesión de las ayudas al alquiler, que, confiemos, se regulen en un breve plazo de tiempo.

Desde Vallejo y Romero Asociados, en calidad de abogados expertos en contratos de arrendamiento de vivienda y de uso distinto de vivienda, con ámbito de actuación en Córdoba y todo el territorio nacional, nos ponemos a su entera disposición para resolver cualquier aclaración que surja del presente artículo.

Ademas de los servicios de Administración de Fincas, disponemos del servicio de Administración vertical, por el cual gestionamos la cartera de inmuebles a arrendadores de la provincia de Córdoba.