Si hace dos semanas publicábamos artículo, en el que señalábamos que, a dicha fecha, no existía normativa protectora para el arrendatario de local de negocio o uso distinto de vivienda que se había visto perjudicado por la situación económica derivada del COVID 19.  Con fecha 21 de abril de 2020, se ha publicado Real Decreto Ley 15/2020 que viene a regular algunos beneficios para el supuesto que el contrato de arrendamiento de uso distinto de vivienda o local de negocio se vea perjudicado por la situación económica que estamos viviendo a raíz del coronavirus.

Así, los beneficios y medidas para el arrendatario, dependerán de la figura del arrendador:

  • En el supuesto que el arrendador sea gran tenedor o entidad pública de vivienda:
    • ¿Qué es un gran tenedor?: Arrendador que dispone de más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes o trasteros o superficie construida de más de 1.500 m2.

      –  En el plazo de un mes a contar desde la fecha de entrada en vigor del Real Decreto Ley 15/2020 (23 de abril de 2020), el arrendatario podrá solicitar moratoria al arrendador, que deberá ser aceptada por el mismo, siempre que no haya sido acordada con anterioridad durante la vigencia del contrato de arrendamiento de uso distinto de vivienda.

      – ¿En qué consistirá dicha moratoria? Moratoria del pago de la renta durante el tiempo que dure el estado de alarma y a las mensualidades siguientes, prorrogables de una en una, con un máximo de cuatro meses. No generando la renta penalización ni devengo de intereses.

      –  Se recuperará la renta, mediante el fraccionamiento de las cuotas en un plazo de dos años, que se contará a partir de la finalización del estado de alarma o el plazo de cuatro meses antes citado, y siempre dentro del plazo de vigencia del contrato de arrendamiento de uso distinto de vivienda o cualquiera de sus prórrogas.

  • En el supuesto que el contrato de arrendamiento de uso distinto de vivienda o local de negocio, esté suscrito con arrendador que no sea gran tenedor ni entidad pública de vivienda:

    –  Se podrá solicitar en el plazo de un mes, a partir de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 15/2020, el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, siempre que dicho aplazamiento o rebaja no haya sido acordada anteriormente.

    Las partes podrán disponer de la fianza que podrá servir para el pago total o parcial de alguna de las mensualidades de la renta arrendaticia. El arrendatario deberá reponer el importe de la fianza dispuesta en el plazo de un año desde la celebración del acuerdo o en el plazo que reste de vigencia del contrato, en caso de que este plazo fuera inferior a un año.

¿Qué requisitos se han de reunir para solicitar el aplazamiento y moratoria en el pago de la renta derivada de contrato de arrendamiento de uso distinto de vivienda o local de negocio?

  • En el supuesto que el arrendatario sea autónomo:

– Estar afiliado en alta y en situación de alta en la fecha de declaración del Estado de alarma en el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o mutualidad alternativa.

–  La actividad haya quedado suspendida como consecuencia del estado de alarma o por órdenes dictadas por la Autoridad competente

– Supuesto que no se haya visto suspendida, acreditar la reducción de la facturación del mes natural anterior, al que se solicita el aplazamiento en, al menos, un 75 %, en relación con la facturación media mensual del trimestre al que pertenece dicho mes referido al año anterior.

  • En el supuesto que el arrendatario sea una pyme (pequeña y mediana empresa):

No superar los límites establecidos en el artículo 257.1 de la Ley de Sociedades de Capital:

  • Activo no superior a cuatro millones de euros.
  • Importe neto de su cifra anual de negocios inferior a ocho millones de euros.
  • Número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no superior a cincuenta.

La actividad haya quedado suspendida como consecuencia del Estado de alarma o por órdenes dictadas por la Autoridad competente.

-Supuesto que no se haya visto suspendida, acreditar la reducción de la facturación del mes natural anterior, al que se solicita el aplazamiento en, al menos, un 75 %, en relación con la facturación media mensual del trimestre al que pertenece dicho mes referido al año anterior.

¿Qué documentación se ha de presentar para acreditar la situación económica?

  En el supuesto que se haya producido una reducción de actividad sea autónomo o PYME: Declaración responsable en la que, en base a información de ingresos y gastos se haga constar la reducción de la facturación en el 75 % referido.

 En el supuesto que se haya producido una suspensión de la actividad sea autónomo o PYME: Certificado expedido por la AEAT o por órgano competente de la CCAA, sobre la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.

¿Se podrá incurrir en responsabilidad si se ha visto beneficiado de un aplazamiento o moratoria en el pago de la renta y no se reunían los requisitos necesarios?

 Quien se haya beneficiado de un aplazamiento temporal, sin reunir los requisitos para ello, será responsable de los daños y perjuicios que se hayan podido producido, así como de todos los gastos generados por la aplicación de las medidas, sin perjuicio de las responsabilidades de otros orden que pudieran dar a lugar.

Desde Vallejo y Romero Asociados, nos ponemos a la entera disposición para que, cualquier arrendatario de local de negocio en Córdoba y provincia, nos consulte sobre la cuestión tratada. Somos expertos en derecho inmobiliario.

Además, la titular de nuestro despacho es Administradora de Fincas colegiada, disponiendo también de un servicio de gestión de alquileres tanto de negocio como de vivienda.